Sexualidad


Homosexualidad femenina y las ventajas sexuales

Nos hemos propuesto vivir la homosexualidad femenina con naturalidad para ver si acabamos de una vez por todas con ciertos prejuicios retrógrados. Y para hacerlo, el primer paso es poder hablar del tema sin censuras. Hablamos de las ventajas sexuales que tiene ser lesbiana. Hablamos de homosexualidad femenina.

Las ventajas de acostarte con otra mujer

No es por desmerecer el sexo hetero ni por poner en duda las cualidades de los hombres a la hora de las relaciones sexuales, pero parece que acostarse con otra mujer ofrece una serie de ventajas que nos gustaría señalar. Las comparaciones pueden ser odiosas, pero desde luego en cuestión de sexo son inevitables y la habilidad de una mujer en la cama es bastante superior a la de un hombre.

Esto no quiere decir que todas las lesbianas sean buenas amantes, pero parten con la ventaja de conocer la anatomía femenina a la perfección. También hay que tener en cuenta que no a todas las mujeres les excitan las mismas técnicas y cada cual tiene sus zonas erógenas particulares que su compañera sexual debe descubrir, pero en líneas generales, hay secretos sexuales que solo puede conocer otra mujer.

Otra de las ventajas del sexo entre mujeres es que la complicidad que se establece entre las dos es más fácil de conseguir. Los hombres son acusados en numerosas ocasiones de egoístas en la cama, buscando principalmente su propio placer. Esta acusación que puede ser un mito o no, no la reciben las mujeres homosexuales que entienden el sexo como un asunto de dos.

La sensibilidad y la delicadeza de las mujeres son otras de las ventajas del sexo lésbico, especialmente a la hora de jugar con las zonas más sensibles. Si además añadimos que las mujeres por lo general hablan el mismo idioma y la comunicación es más fluida, la experiencia sexual con otra mujer puede ayudarte a decidir a quién prefieres como compañía en la cama, si a un hombre o a otra mujer.


La posición del misionero ya no es la preferida en la cama

sucesso-no-sexo-3

En un estudio realizado online en Estados Unidos y Europa ha concluido que la famosa posición del misionero ha dejado de ser la más practicada. Actualmente la posición más deseada es la del perrito tanto para hombres como mujeres, sean gays, heteros o bisexuales. Al parecer, la ventaja por la que la mayoría prefiere esta posición es porque permite una penetración más profunda.

El misionero ha sido relegado a la segunda posición excepto para los hombres bisexuales, que prefieren el caballito en segunda posición.

Si nos fijamos en las posiciones que la gente quiere intentar, vemos que hacerlo en una mesa o el 69 de pié -o todos son  unos gimnastas o alguien acabará de bruces en el suelo- ocupan las primeras posiciones en todas las categorías.

En España también gana la postura del perrito como la posición preferida y el 69 de pié como la que más gente quiere probar.

Evidentemente todas las novedades posturales tienen sus fuentes. La mayoría de la gente encuentra nuevas posturas en el porno y en otras fuentes online que no son porno.

Si alguien prueba el 69 de pié y no muere en el intento, agradecería que nos contara la experiencia. Personalmente le veo más inconvenientes que ventajas, pero puede que sólo sea porque soy una mujer más bien pequeña a la que no le gusta estar demasiado tiempo cabeza abajo.


¿Por qué las mujeres hetero prefieren el porno gay o lésbico?

De acuerdo con un estudio reciente realizado por PornHub y BuzzFeed, las mujeres heterosexuales prefieren de manera abrumadora el porno gay y lésbico por encima del tradicional porno heterosexual. El estudio se realizó entrevistando a mujeres europeas y norteamericanas, cuya mayor búsqueda es el porno lésbico. Sorprendentemente estos resultados sobre los hábitos del porno no son nuevos en absoluto, obedeciendo una tendencia que se lleva analizando tres años al menos por las mismas páginas web.

La experta cultural y de género Lauren Rosewarne deduce de estos resultados que las mujeres heterosexuales prefieren el porno gay o de lesbianas simplemente porque el porno hetero normalmente está diseñado para satisfacer las fantasías masculinas y no las femeninas. Al parecer, aunque las mujeres aprecian en la práctica el uso del pene, el mero hecho de ver el clásico mete-saca no les motiva demasiado y concluye que desde luego, el miembro viril no es la parte más atractiva de la anatomía masculina para ellas.

Curiosamente, las mujeres heterosexuales son unas grandes admiradoras del porno gay debido a algo que no se da en el porno hetero: se sexualiza el cuerpo masculino más allá del pene.

Sin embargo, tanto mujeres heterosexuales como bisexuales y lesbianas encuentran el porno lésbico como el más satisfactorio, según la terapeuta sexual Megan Flemming se debe a que se centra en el sexo oral y la estimulación del clítoris, prácticas que las mujeres encuentran más placenteras.