Sacerdote jesuita pidió respeto para la comunidad LGBT

El sacerdote jesuita James Martin pidió al episcopado estadounidense reconocer que existen “católicos no heterosexuales”.

“El respeto significa, como mínimo, reconocer que la comunidad católica LGBT existe“, dijo Martin.

Durante una charla dictada en Filadelfia agregó que es necesario dejar de decir que existen católicos “afligidos por una atracción a personas de su mismo sexo“.

Para Martin el respeto a estos fieles implica “llamar a la gente lo que quiere que se la llame”.

El padre Martin presentó su libro titulado “Construyendo puentes: Cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad”.

El sacerdote jesuita aclaró que los “puentes” hacen referencia a eliminar la “falta de comunicación y bastante desconfianza” entre los fieles LGBT y los jerarcas de la iglesia.

Martin señaló que luego de la matanza en el club LGBT de Orlando en junio del año pasado, “la mayoría de los obispos no dijeron nada”.

Algunos si ofrecieron condolencias y oraciones, pero”solo unos pocos mencionaron las palabras ‘LGBT’ o ‘gay’”, lamentó Martin.

A su juicio este es “un cierto fracaso a la hora de reconocer la existencia” de la comunidad LGBT.

Si la jerarquía quiere respetar a la diversidad sexual, debe eliminar “frases como ‘afligido con atracción a personas del mismo sexo’, que ninguna persona LGBT que yo he conocido utiliza”, afirmó.

También debería publicar declaraciones en defensa de la comunidad LGBT.

Para Martin esto debe hacerse tal y como “los líderes católicos con regularidad publican declaraciones en defensa de los nonatos, los refugiados y migrantes, los pobres, los sintecho, los ancianos“.

Despidos a personas LGBT

Además la iglesia debe ser “consistente” con su política de contrataciones y despidos de personal.

Para el cura esta se usó muchas veces en contra de empleados  homosexuales.

A juicio de Martin, “para ser consistente, debemos despedir a gente que no ayudan a los pobres“.

También “debemos despedir a gente que no perdona. Debemos despedir a gente que no ama“.

La iglesia debe dar el primer paso para una reconciliación. “La carga la tiene la Iglesia institucional“.

“Es la Iglesia institucional la que ha hecho que los católicos LGBT se sientan marginados, y no al revés. Así que, el trabajo lo ha de hacer los líderes de la Iglesia”, concluyó Martin.

 
Publicado en Comunidad LGBTI, Discriminacion, Homosexualidad, Internacional, mundo y etiquetado , , .

Deja un comentario