Internacional


 A la ceremonia asistieron representantes de los tres poderes del Estado, así como del Tribunal Constitucional, del mundo diplomático y de la sociedad civil. El acto se enmarcó el “Acuerdo por la Igualdad” que el Estado firmó con el Movilh, gracias a la mediación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


Los derechos LGBT desaparecen de la web de la Casa Blanca

La entrada de Donald Trump ha tenido consecuencias inmediatas bastante desagradables, entre ellas se encuentra la desaparición de la página de la Casa Blanca en la que se daba información sobre los derechos de las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

La página sobre los derechos LGBT ha desaparecido tan sólo una hora después de que Donald Trump se incorporara oficialmente a la Casa Blanca. Parece que tenía prisa en invisibilizar a una parte importante de la población del país que preside.

La página whitehouse.gov/lgbt ha sido redirigida a otra en la que te puedes subscribir a las noticias de la presidencia.

En realidad esto no nos ha pillado por sorpresa ya que tanto Trump como el Vicepresidente Pence tienen un largo historial de oposición a los derechos de las personas LGBT.

Nuestros derechos no han sido los únicos en desaparecer de la web de la Casa Blanca, todo lo relacionado con el cambio climático también ha sido eliminado de la misma forma.

 


Reprofiv: la fundación que ayuda a mujeres lesbianas a embarazarse cuando no tienen los recursos suficientes

Cristina nunca se había planteado ser madre. Cuando pensaba en su futuro se imaginaba viviendo sola en su ático, con sus dos gatas, viajando y disfrutando de su trabajo.

Pero cuando conoció a Alejandra la vida que había imaginado perdió sentido. Se enamoró de su nueva compañera de trabajo y sus planes cambiaron. Su deseo era compartir la vida con Alejandra, casarse y formar una familia con hijos de las dos. Los ahorros de ambas se fueron en dos inseminaciones artificiales que no funcionaron. A Alejandra le redujeron la jornada laboral y ya que ambas tenían casi 40 años, los médicos aconsejaron una fecundación in vitro que ya no podían pagar. El caso de Alejandra y Cristina es bastante común. Aunque la reproducción asistida es cada vez más asequible, varias parejas se ven ante la tesitura de no poder costear los tratamientos, sobre todo aquellas que no consiguen embarazarse en los primeros intentos. Por primera vez sabemos de una fundación que presta ayuda a las mujeres que quieren embarazarse y no tienen los recursos suficientes para los tratamientos de reproducción asistida, y que da prioridad a las familias lesboparentales y a las mujeres solas.

La fundación Reprofiv pertenece a la clínica, del mismo nombre, especializada en reproducción asistida: inseminación artificial, fecundación in vitro y método ROPA. Además de servicios ginecológicos y preservación de la fertilidad a través de la congelación de óvulos.

La ayuda a mujeres lesbianas que desean ser madres es a través de cheques de 500€, para emplear en los tratamientos. El requisito a cumplir es que el núcleo familiar residente en el mismo hogar no debe superar el salario mínimo profesional vigente en el momento en que se presta la ayuda, en este momento 19.359 € anuales.

El objetivo de la fundación Reprofiv es cooperar en acciones de solidaridad y colaborar en el desarrollo y bienestar de colectivos sociales a través de la asistencia médica,  como es el colectivo LGTB. Tal como aseguran, “somos un equipo multidisciplinar y experto que cuenta con los medios técnicos más avanzados y pone a su disposición todas las técnicas de reproducción asistida que existen. Dispensamos un trato profesional, cercano y de calidad, sus ilusiones son también las nuestras y trabajamos juntos para hacerlas realidad”. Sin duda una excelente y valorada iniciativa para todas esas mujeres que buscan ser madres y por motivos económicos no pueden conseguir su sueño.

 


Dos monjas se casan tras colgar hábitos

Hoy Pinerolo, un pequeño pueblo de Turín, ha vivido dos primeras experiencias en una: ver un matrimonio entre personas del mismo sexo y que, además, habían sido monjas, algo que nunca antes se había producido en este territorio del noroeste de Italia.

La ceremonia civil ha sido oficiada por Luca Salvai, alcalde de Pinarolo y también miembro del ‘Movimento 5 Stelle’, grupo político italiano que se desmarca de los partidos tradicionales y se autodefine como una “libre asociación de ciudadanos”. Por otro lado, el exsacerdote Franco Barbero se ocupará de dirigir la celebración religiosa.
Isabel y Federica habían dedicado toda su vida a darse a Dios y a los más desfavorecidos, dando vueltas por el mundo de misión en misión.
 
Fue precisamente en uno de esos viajes al Tercer Mundo donde se conocieron y saltaron las chispas. Y, después de pensarlo y reunir la valentía necesaria, ambas mujeres de 44 años hicieron públicos sus sentimientos y decidieron iniciar los trámites en el Vaticano para poder abandonar los hábitos y contraer matrimonio.
“Se enamoraron como todas las personas del mundo: conociéndose y descubriendo que sentían algo profundo. Son dos personas maravillosas y con una fe muy intensa. Reflexionaron mucho para tomar esta decision, con coraje, sabiendo que no todo el mundo la compartiría”, ha declarado Franco Barbero, un excura y activista italiano que fue excomulgado por su postura respecto a los matrimonios homosexuales.
 
Federica, de nacionalidad italiana y Isabel, nacida en Sudamérica, pidieron a los medios que mantuviesen su anonimato y declararon que abandonaban el convento, pero no abandonaban ni a la Iglesia ni a la fe. “No es por pudor, sino por miedo a los prejuicios, que no queremos que se sepa quiénes somos. Queremos vivir tranquilas y encontrar un trabajo”.
 
Ambas mujeres eran monjas franciscanas, al igual que lo fue Laura Steegmann, entrevistada en EL PERIÓDICO, que abandonó los hábitos por su deseo irrefrenable de ser madre.

 


Trump: ¿Sera una amenaza para la comunidad LGBTI?

Donald Trump

En toda elección presidencial, siempre hay ganadores y perdedores. Sin embargo, pocas veces la lista de estos últimos se había visto tan abultada como el pasado martes cuando Donald Trump se hizo a la presidencia de los Estados Unidos. Todo el establecimiento salió derrotado: los Clinton, los Obama, los medios de comunicación, las encuestadoras, la clase política, los empresarios. Sin embargo, entre ese grupo de descontentos hay unos que han pasado desapercibidos y que tal vez puedan estar entre quienes sufrirán más: la comunidad LGBTI. 

Lo dice el artículo de portada de la revista The Economist: “América está a punto de dar un radical giro a la derecha”. El semanario británico asegura que de la presidencia del magnate hay que esperar una mezcla del gobierno de Reagan y del Frente Nacional francés. Trump no solo es conservador en lo económico (no cree por ejemplo en los tratados de libre comercio) o en los temas migratorios (uno de sus propuestas de campaña era deportar 11 millones de inmigrantes ilegales), sino que también es conservador en todos los temas morales: rechaza el aborto y, aunque no es homofóbico, no apoya las causas de la comunidad LGBT.

Hay quienes intentan explicar en esto último una de las razones de su éxito electoral. El magnate era el candidato de la mayoría de iglesias protestantes y evangélicas de los Estados Unidos. Y había una razón de fondo para este apoyo en bloque: la elección de magistrados de la Corte Suprema.

El tema es de vital importancia en ese país. Al igual que la Corte Constitucional en Colombia –o incluso mucho más- ese organismo ha logrado imponer una agenda en los Estados Unidos. El Alto Tribunal ha tomado decisiones que el Congreso nunca se ha atrevido y en un sistema federal como el de ese país, es quizás la mayor autoridad para todos los estados de la unión.

El organismo tomó gran protagonismo en junio del año pasado. En una histórica decisión, sus magistrados aprobaron el matrimonio de parejas del mismo sexo. El tema no era nada fácil porque significaba pasar por encima de la autoridad que tienen los estados para regular los asuntos internos. La Corte en ese fallo les prohibió vetar esas uniones.


Cubanos por fin con internet en casa

internet-para-los-cubanosUnos dos mil usuarios de La Habana Vieja entrarán en un plan piloto para llevar a cabo la conexión a la red.Hoy Miércoles, 26 Oct, 2016 07:02 En estos momentos, Cuba dispone de mil seis puntos públicos de navegación, incluidas 200 zonas wifi de conexión inalámbrica. (Archivo/EFE) EFELA HABANA, Cuba.

La Empresa Estatal de Comunicaciones de Cuba (Etecsa) anunció este martes que el plan piloto para probar la conexión internet en domicilios de La Habana Vieja, casco antiguo de la capital cubana, comenzará antes de fin de año, según recogen medios oficiales de la isla. Responsables de esa empresa anunciaron en enero este novedoso proyecto, ya que en Cuba el acceso a internet desde los domicilios no está permitido para los cubanos salvo para algunos profesionales como médicos, periodistas, académicos e intelectuales, que requieren una autorización especial del Gobierno.

Este plan piloto se desarrollará inicialmente con unos dos mil usuarios de La Habana Vieja, donde ya está instalado el equipamiento de fibra óptica, adquirido de la empresa china de telecomunicaciones Huawei. Entre las medidas adoptadas con el fin de comenzar la prueba piloto está el reciente paso de los abonados de telefonía básica en estas zonas a una nueva tecnología, lo que implicó hacer variaciones de numeración, indicó a la Agencia Cubana de Noticias el jefe del departamento de Mercadotecnia y Comunicación de Etecsa, Eudes Monier Núñez. Este año se han instalado 135 zonas de conexión wifi que se suman a las 65 que existían desde el año pasado Monier Núñez aclaró que todavía no se han aprobado las tarifas de precios aunque se esperan diferentes ofertas para adaptarse a las necesidades de los usuarios; ni se sabe la velocidad de conexión que se ofertará a los dos mil beneficiarios de este plan piloto.

Para 2017, Etecsa prevé además ofertar la conexión a internet en los móviles, una demanda habitual de la población cubana que todavía no está accesible. Como parte de su estrategia para aumentar la conectividad en la isla -una de las asignaturas pendientes de Cuba- Etecsa inició en julio de 2015 la instalación de zonas wifi en espacios públicos, donde la conexión cuesta unos dos dólares la hora. En estos momentos, Cuba dispone de mil seis puntos públicos de navegación, incluidas 200 zonas wifi de conexión inalámbrica, que registran un total de 250 mil usuarios diariamente, según los últimos datos divulgados por Etecsa el pasado septiembre. Aunque desde hace varios años los cubanos se podían conectar en salas de navegación, a precios más caros que ahora, ha sido la instalación de las zonas de conexión inalámbrica en espacios públicos desde el año pasado lo que ha multiplicado las opciones de conectividad; aunque Cuba tiene todavía una de las tasas de penetración de internet más bajas del mundo.