Chemsex: fiesta de drogas y sexo sin control que activa los casos de VIH

La Organización Mundial de la Salud alertó sobre los numerosos casos de VIH que se están presentando alrededor del mundo, siendo esta práctica europea un lugar en donde una barra libre de drogas y las relaciones sin preservativos son el alma de un evento que dura 72 horas.

Estupefacientes, sexo sin límites y fiesta. Mucha fiesta. El cóctel explosivo está sacudiendo la noche europea, generando un fenómeno que dura 72 horasy que estaría aumentando los casos de VIH.

En la British Medical Journal, un editorial explica este polémico fenómeno, en donde “Chemsex” -proveniente del inglés “chemical sex” (sexo químico- ganó popularidad por ser una tendencia que dejó de ser minoritaria en Europa y que ha saltado desde Reino Unido al resto de países del continente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) puso el foco en el masivo contagio que se produjo durante los últimos años. Esta celebración a la que concurren -en su mayoría- hombres homosexuales estaría causando un notable aumento de nuevos afectados por el VIH. En el último año, se detectaron más de 150 mil nuevos casos, aumentando un 7% el número, alcanzando la cifra más alta desde 1980.

Esto se debe -tal como alertan diferentes entidades de salud alrededor del mundo- a la falta de protección y concientización acerca del riesgo que se corre al tener sexo sin preservativo. Resulta fundamental entender la peligrosidad de relacionarse sin cuidado, atendiendo las innumerables enfermedades que pueden transmitirse durante el coito.

Sucede que el sexo entre hombres es el modo más común de transmisión, acaparando el 42% de los nuevos casos. En Argentina, 126 mil personas son VIH positivo, aunque el 30 por ciento lo desconoce y la tasa mortal registra un promedio de cuatro decesos por día. Y en el mundo, la cantidad de pacientes asciende a los 36 millones. Por los preocupantes números, las comunidades médica y científica trabajan no solo en mejorar la calidad de vida mediante nuevas terapias, sino también en la búsqueda de una cura definitiva.

Debido al acceso inmediato a la información, los jóvenes le perdieron el miedo al VIH, lo que sumerge a que muchos de ellos se contagien y convivan con la enfermedad sin ningún tipo de control ni medicamentos, poniendo en riesgo sus vidas.

En Europa, destacan los de la franja de edad entre 30 y 39 años, donde hay un mayor número de nuevos diagnosticados, un perfil que coincide con aquellos que practican ‘chemsex’ en el continente.

Un estudio de BCN Checkpoint, organización que diagnostica el 40% de los casos de VIH en Cataluña, destaca el consumo de nueve sustancias en estas orgías: poppers, marihuana, cocaína, éxtasis, GHB, anfetaminas, metanfetamina, ketamina y mefedrona.

A pesar de que este fenómeno sexual comenzó en Estados Unidos, el país británico se ha convertido en objeto de estudio, siendo España una de las regiones europeas con mayor incidencia del “Chemsex”.

Tanto es así, que coincidiendo con el Día Mundial del Sida se ha elaborado el primer informe sobre el uso de drogas durante las relaciones sexuales en el país español, el cual reveló que el 37% de los 511 varones gays infectados por VIH analizados lo habían practicado alguna vez.

Esta práctica se ha convertido en un problema de salud pública en varios países, como en Reino Unido, donde casi 7 de cada 10 personas que acuden a servicios de asesoramiento para colectivos LGTB reconocieron haber praticado sexo recurriendo a sustancias como metanfetamina o éxtasis líquido.

De hecho, el 64% de los que confirmaron haberlo practicado tuvo sífilis en los días posteriores, y tres de cada 10, hepatitis, algunos de los cuales requirieron hospitalización. El estudio arrojó que perfil del que practica “Chemsex” es un varón con una edad media de 39 años, con empleo estable, un sueldo superior a 1.000 euros y con estudios universitarios.

El informe, elaborado por 22 hospitales madrileños, alerta del repunte del “Chemsex” en nuestro país y del uso de drogas como la mefadrona, la metanfetamina y desinhibidores como la ketamina en el colectivo gay, donde, destaca, ha aumentado el contagio de otras enfermedades de transmisión sexual como la sífilis o la gonorrea, e incluso las hepatitis B y C. Se debe poner alerta ante una situación que deja expuestos a los seres humanos a padecer diversas enfermedades, las cuales pueden ser evitadas con control y cuidados previos.

 

 
Publicado en Comunidad LGBTI, Homosexualidad, Internacional, mundo, Salud, sexualidad y etiquetado , .

Deja un comentario