Bogotá

Bogotá y sus muchas maneras de ser anfitriona

Ocho millones de personas, en su mayoría procedentes del resto del país, viven bajo su cielo azul intenso en las mañanas soleadas, gris plomo en días lluviosos y al atardecer siempre teñido de arreboles. Es esta población que como capital recibe diariamente a visitantes nacionales y extranjeros la cual busca darles razones a la altura de sus expectativas para que se queden a recorrer  y la descubrir sus particularidades.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ciudad de contrastes que reserva infinidad de sorpresas a los visitantes, aquí la vida transcurre febril e intensa en los rascacielos de las oficinas, conjuntos multifamiliares y mas de 120 centros comerciales, pero también despreocupada y tranquila en los 1.727 parques, siendo el mas grande el Simón Bolívar con 133 hectáreas de vegetación, lagos y complejos deportivos.

Orientarse en Bogotá es facil por su trazado de cuadricula y nomenclatura numerica; las Carreras corren de Sur a Norte paralelas a los cerros orientales, cuyo referentes son los santuarios de Monserrate y Guadalupe, y las Calles, de Este a Oeste, perpendiculares a la montaña. Las Transversales van con las Carreras y las Diagonales con las Calles.

La congestión vehicular es notable, el 70% de los bogotanos utilizan el transporte publico, con 17 mil autobuses entre rojos, del Sistema de Transmilenio, con carriles exclusivos, azules de Sistema Complementario y mas de 53 mil taxis amarillos. Las Bicicleta gana espacio en 392 Kms. de corredores especiales y es reina y señoras cada domingo de 7:00 AM a 2:00 PM, cuando 110 Kms. de las principales Avenidas se transforman en una infinita ciclovía, cambiando para bien el animo de gente y la fisonomía capitalina.

A esta ciudad, Capital colombiana, llegan al año millón y medio de turistas extranjeros para descubrirla desde sus rasgos mas conocidos hasta aquellos que le dan un color y un sabor local, y que ademas le definen su espíritu mas diverso y cambiante. Estos son solo algunos planes imprescindibles si eres uno de quienes la visitan por primera vez, ya que el único peligro de visitar  Colombia es que te quieras quedar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del poder  y la cultura

La que fuera Capital de la Civilización Muisca hasta la llegada de los españoles en 1538, se extiende en una superficie de 1.578 Kms cuadrados, de los cuales apenas una cuarta parte corresponde al casco urbano. De las 20 localidades que está dividida  administrativamente la ciudad, una, la de Sumapaz es rural y alberga el páramo del mismo nombre, el más grande del mundo.

Bogotá concentra 16% de los 49 millones de habitantes  del país, aporta 25% del Producto Interno Bruto y su terminal área de carga es la mayor capacidad de Latinoamérica. En el 2016, Bogotá junto con Miami, Santiago de Chile, Sao Paulo y la Ciudad de México, fueron las ciudades mas competitivas y con el mejor clima de negocios en la región, según la publicación América Economía.

Lejanos los tiempos de la aldea monjil de calles empedradas y un campanario en cada esquina que describieron cronistas europeos que la visitaron en el siglo XIX. Pero la pujante metrópoli aun guarda el encanto de sus orígenes en las casonas coloniales de La Candelaria, en el Centro Histórico que se extiende de la Calle 7° a la Avenida Jiménez o Calle 15, entre la Avenida Circunvalar y la Carrera 8°. Ahí se encuentran las sedes del poder político, cultural y religioso del país: e la Calle 7° con la Carrera 7° la Casa de Nariño, sede presidencial; una cuadra al norte, enmarcando la Plaza de Bolívar, el Capitolio, de la Alcaldía Mayor de Bogotá, el Palacio de Justicia, la Catedral Primada, y el Palacio Arzobispal.

En este entorno funcionan algunas de las principales Universidades del país, el Archivo General de la Nación y el Archivo de Bogotá; sus calles estrechas conducen a una decena de iglesias coloniales y la cultura bulle con exposiciones de vanguardia, teatro, conciertos y tertulias. Además del afamado Museo del Oro encontrarás algunas de las mejores librerías de la ciudad, de lo nuevo y de lo viejo o como reza el lema de una de estas, de libros con experiencia.

 


Cebras por Diversidad

 

El Parque de los Hippies en la Calle 60 con Carrera 7 es ahora, punto de encuentro diverso, a partir del pasado 20 de noviembre 2016.

Durante la campaña “Vive la diversidad, termina la discriminación”, el Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal –IDPAC-, desarrollará el proyecto de intervención artística y apropiación comunitaria “Cebras por la Diversidad”, cuyo objetivo es transformar las intersecciones viales del Parque de la Calle 60 con Carrera 7, más reconocido como Parque de los Hippies, con el símbolo más relevante para los movimientos, redes y expresiones LGBTI como lo es la Bandera del Orgullo.

Esta iniciativa, que se enmarca en el propósito del Plan de Desarrollo  Bogotá Mejor para Todos, que busca generar un cambio cultural y la renovación del tejido social respetando la diferencia, requiere de una apuesta colectiva que nos permita transformar espacios de la ciudad, que reivindiquen los derechos de los sectores sociales que han sido víctimas de las diferentes formas de discriminación.

El propósito es consolidar una Bogotá creativa, cívica y plenamente respetuosa de la diferencia.


Los 5 derechos reconocidos a la Comunidad LGTBI en Colombia

Corte Constitucional ha otorgado a la Comunidad LGTBI derechos patrimoniales, de pensión, de familia, de adopción y ahora de matrimonio.

Un paso decisivo hacia la aprobación del matrimonio igualitario, dio la Corte Constitucional colombiana tras una votación de seis magistrados contra tres.

Este es el quinto avance dado por el alto tribunal. Ya en 2008 se había reconocido la Unión marital de hecho. Un año después, en 2008, vino el derecho a pensión a personas de la Comunidad LGTBI. En 2011 vino la determinación de que parejas homosexuales si son familia y el año pasado, en 2015, fue aprobada la adopción de niños.

La decisión fue celebrada como “histórica” por la comunidad gay, que reclama un fallo que siente jurisprudencia.

En Colombia, existe un vacío legal desde que venció en 2013 el plazo que la misma Corte dio al Congreso para legislar sobre la materia.

Desde entonces, al no estar legislado el tema sino interpretado por la Corte en una sentencia, las parejas del mismo sexo pueden acudir ante un juez o un notario para formalizar su vínculo con efecto de matrimonio civil. Pero pocos funcionarios se arriesgaron a registrar uniones en esos términos, lo cual motivó el reclamo de la comunidad gay.

Según la constitucionalista Magdalena Correa, la Corte debe aún comunicar el alcance de su decisión y definir si introduce la palabra matrimonio en la sentencia final.

“La Corte dio el paso adelante pero falta ver adónde llega”, indicó a la AFP esta profesora de la Universidad Externado de Colombia.

“Un avance”

Con banderas multicolores, miembros de la comunidad gay se congregaron frente al edificio de la Corte en la céntrica plaza de Bolívar en Bogotá para festejar como “un avance” el resultado de la votación.

“Es un avance muy importante, porque además le envía un mensaje muy claro al país, y es: no importa lo distinta que sea una persona, tiene que tener los mismos derechos”, dijo a la AFP Elizabet Castillo, de unos 50 años que se encontraba con su compañera, una mujer más joven que no ocultaba su alegría.

Muchos se besaban, abrazaban y gritaban “¡Igualdad!”.

Germán Rincón, abogado de una de las parejas que presentó ante el alto tribunal una de las tutelas que motivó el debate, se mostró confiado sobre el fallo definitivo.

“Ese procedimiento es usual en la Corte. La decisión 6-3 está tomada”, dijo a la AFP el representante legal de Fernando José Silva y Ricardo Betancourt quienes, como varias parejas homosexuales no pudieron materializar su unión.

“Pusimos una tutela porque el notario se negó a formalizar la celebración”, dijo a la AFP Betancourt, mientras se dirigía con su pareja a aplaudir en la calle la votación de los magistrados que les dio la razón.

“Estamos felices porque tenemos la autoridad a favor y luz verde para efectuar la unión”, agregó. “El día de hoy marca una nueva fecha en Colombia en la historia de la igualdad de derechos”, exclamó.

Hasta ahora, en Colombia, los derechos de los homosexuales sólo han sido reconocidos por la Corte Constitucional, ante la falta de legislación del Congreso.

El año pasado, el alto tribunal otorgó a las parejas del mismo sexo el derecho a adoptar menores, fueran o no biológicos de uno de los miembros.

En 2007 había admitido la unión de hecho entre parejas del mismo sexo (sin considerarlo matrimonio) y concedió derechos de afiliación al sistema de salud a los cónyuges; al año siguiente garantizó el derecho a pensión para las parejas gays y en 2009 consagró sus derechos patrimoniales.


 Más de 100 personas LGBTI murieron asesinadas en Colombia en el último año

 

Los homicidios aumentan y la impunidad persiste. Las personas LGBT que viven en Colombia están en peligro. No han sido suficientes las campañas que buscan su inclusión y el respeto por la diferencia. Según el informe Cuerpos excluidos: rostros de impunidad, que presenta este jueves en Bogotá la ONG Colombia Diversa (autoridad en el país en la defensa de los derechos de estos colectivos), durante el año 2015, 110 lesbianas, gays, bisexuales y transexuales fueron asesinados en el país.

El estudio, respaldado por Caribe Afirmativo y Santamaría Fundación, señala que desde el año 2011, cuando se reportaron 119 casos, no se tenía una cifra tan alta. Este dato coloca a Colombia en la parte alta de la tabla de países de la región donde hay más violación de los derechos humanos de las personas LGBT, junto con Honduras en donde los casos superan los 100 y Brasil, con 300, según cita el informe que menciona los datos arrojados en investigaciones del Grupo gay de Bahía, la primera asociación brasileña de defensa de la población gay.

Del total de homicidios en Colombia el año pasado, 52 de las víctimas fueron registradas como hombres gais, 33 como personas trans, 11 lesbianas, siete fueron identificadas como personas bisexuales y siete más que fueron reconocidas como LGBT sin establecer su orientación sexual o identidad de género. La mayoría de los casos se presentaron en las ciudades capitales y sus áreas metropolitanas. Allí ocurrieron 69 de los 110 homicidios.

La investigación destaca la desprotección de las personas trans, que desde muy jóvenes se ven expuestas a la violencia. En algunos casos no alcanzaban la mayoría de edad cuando fueron asesinadas y en al menos 15 hechos se encontró que los ataques fueron generados por prejuicios hacia su identidad o expresión de género. Además, el informe encontró que los hechos de violencia policial más frecuentes fueron contra esta población. Un patrón que había sido identificado por la CIDH en su informe sobre violencia hacia personas LGBTI en Latino América en el año 2014. “En las zonas donde hay presencia constante de mujeres trans en ejercicio del trabajo sexual o habitantes de calle, la violencia policial es constante, injustificada y desproporcionada”, señala Colombia Diversa, que además advierte que la mitad de investigaciones por hechos de violencia policial en 2015 fueron cerradas y archivadas.

Los líderes sociales y defensores de derechos humanos también están en el centro de los ataques a la población LGBTI, con nueve asesinatos en 2015. De estos, cuatro habían recibido amenazas previamente y no obtuvieron la protección que pedían por parte del Estado. Los afectados por el conflicto armado no cuentan con la infraestructura necesaria para que puedan realizar sus denuncias y sobre todo que se garantice la confidencialidad y privacidad de la información proporcionada como víctimas.

“Las entidades del Ministerio Público no tienen instalaciones idóneas para la protección de la identidad. Además, los niveles de subregistro que existen de las víctimas LGBTI en el país son muy grandes. Muchas, al momento de hacer la declaración, no son informadas de la existencia de un enfoque diferencial o consideran que por cuestiones de seguridad es mejor no presentarse como persona LGBTI”, señala el informe.

De acuerdo con el Registro único de víctimas, los mayores hechos victimizantes denunciados contra las personas LGBT en el marco del conflicto armado son el desplazamiento forzado, las amenazas y el homicidios. El informe revela que la visibilidad de líderes sociales que no siguen los patrones de algunos grupos armados los ha hecho más vulnerables y objeto de amenazas y asesinatos.

Por eso destacan que en el acuerdo de paz que se firmó con las FARC, que no ha podido ser implementando por el triunfo del no en el plebiscito, uno de los temas más complejos es el del enfoque de género. Un aspecto que la oposición ha utilizado para rechazar el acuerdo y sobre el que uno de los máximos promotores del no, el exprocurador Alejandro Ordóñez, ha llegado a decir que se trata de ideología de género y no del enfoque que, según lo acordado con las FARC, espera que garantice el respeto a la vida de todos los colombianos sin importar su orientación sexual.


Comunidad LGBTI en Colombia

Ya hay matrimonio igualitario en Colombia. La Sala Plena de la Corte Constitucional aceptó el pedido de la comunidad LGBTI para que ningún juez o notario puede negarse a celebrar matrimonios entre parejas del mismo sexo.

El último año ha sido histórico para la comunidad LGBTI en Colombia. El cuatro (04) de noviembre del 2015 se conoció el fallo de la Corte Constitucional que afirma que ninguna persona homosexual podrá ser excluida de un trámite de adopción.

La  decisión permitió que parejas del mismo sexo puedan ser los padres adoptivos de niños que son puestos al cuidado del ICBF por parte de sus padres biológicos.

Decisiones sin duda históricas, si tenemos en cuenta que hace apenas 35 años el Código Penal Colombiano castigaba hasta con tres años de cárcel las relaciones homosexuales entre hombres.

En junio de 2015, sin ir más lejos, se presentaba un informe sobre la situación de derechos humanos de la comunidad LGBTI en la que quedaba manifiesto un significativo número de casos de violencia policial, amenazas y homicidios.

La falta de política pública para proteger a esta población, que sigue siendo vulnerable, es una de las muchas falencias de los gobiernos, sin contar con la todavía existente y persistente discriminación por parte de la sociedad.

Los estereotipos sobre esta comunidad también ha llevado a que sean doble o hasta triplemente victimizados. Un grupo significativo de mujeres transgénero, por ejemplo, vienen a Bogotá en calidad de desplazadas por amenazas de grupos al margen de la ley. Al llegar a la capital, la violencia policial y la violencia de género se vuelve casi parte natural de su vida.

Hoy, si bien aún falta mucho por hacer para el reconocimiento y la aceptación de la comunidad LGBTI también ha habido logros importantes.